Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información
Historia

Historia

Navalafuente nació en el siglo XII gracias a los pastores que apacentaban sus rebaños con las abundantes y ricas hierbas que producían sus montes durante el verano. Las primeras casas se levantaron en torno a la fuente que alimentaba la Nava, dando el nombre al pueblo.
 
Durante la Edad Media perteneció al término de Bustarviejo, y éste al Sexmo de Lozoya (Segovia), el cual estaba rodeado de posesiones del Duque del Infantado, como el Señorío de Buitrago y el Real de Manzanares así como posesiones del Arzobispo de Toledo, como Uceda y Torrelaguna. Como parte del término del Sexmo de Lozoya, su dependencia última radica en la Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia, entidad exenta de obligaciones feudales y cuyas distintas contribuciones se realizaban directamente al Rey.
 
Durante los siglos XIV,XV y XVI fue ausente en la historia, existiendo luchas constantes por mantener los linderos y los derechos de paso y pasto que reclamaban los vecinos de Miraflores, Canencia y Cabanillas, obteniendo una sentencia del licenciado Aguilera favorable a Bustarviejo.
 
Felipe II inició una política de concesión de exenciones a muchos lugares, respecto a sus ciudades o villas, a cambio de fuertes sumas de dinero. Este proceder fue protestado por los representantes de las ciudades en las corte de 1563 sin ningún resultado. Bustarviejo, con sus anejos Navalafuente y Valdemanco, se acogió a esta norma, debiendo en 1626 una cantidad de 442.500 maravedies y quedando recogida en 1650 mediante privilegio Real la exención perpetua de Bustarviejo de la jurisdicción de Segovia. Esta independencia perjudicó a Bustarviejo, al perder poder e influencia sobre Valdemanco y Navalafuente y dentro de esta dinámica, en 1734, Navalafuente obtuvo el rango de villa independiente de Bustarviejo, villa a la que había estado ligada su historia.
 
En las 60 casas que formaban el pueblo vivían labradores, jornaleros y quienes ofrecían sus servicios: cirujano, sacristán, tabernero, molinero, herreros, abaceros y carreteros.
 
A comienzos del siglo XIX, una nueva estructura administrativa del Estado acabará con la organización tradicional basada en “tierras”, introduciéndose en 1833 la división provincial, que no tendrá en cuenta estos valores. De esta manera, que incluso tras independizarse de Bustarviejo seguía perteneciendo a Segovia, Navalafuente pasa a formar parte de la provincia de Madrid.
 
En este momento la principal ocupación de la población es agropecuaria, con la producción de trigo, cebada, centeno y legumbres, manteniéndose el ganado lanar y vacuno.
Un molino harinero, junto con la fabricación de pan y vino, son la única actividad industrial existente. También hay que destacar la existencia de varias canteras de cal en su término municipal.
 
La evolución de la población en Navalafuente apenas sufre variaciones reseñables en este periodo de su historia. Durante la primera mitad del siglo XX hubo un ligero crecimiento demográfico que se estabiliza Durante los años 50 y 60 se produce una fuerte caída de la población debido a la emigración del campo a la ciudad y el envejecimiento de la población ocasionando el abandono de las actividades agrícolas y ganaderas.
 
En la actualidad apenas se cultivan cereales, aunque si algunos productos de regadío, patatas y alfalfa. Además de la ganadería, la segunda actividad económica en importancia es la construcción, favorecida por el crecimiento de las urbanizaciones consecuencia del fenómeno de la segunda residencia. Este fenómeno, junto con el deseo de escapar a la sierra de muchos madrileños, impulsa una nueva economía de servicios y un progresivo crecimiento de la población.

ÁLBUM DEL PASADO...



HERÁLDICA:

Navalafuente cuenta con una bandera de proporciones 2:3, de color verde, con un triángulo de color blanco cuya base coin­cide con el asta y su vértice con el centro del paño; en el centro de este triángulo, el escudo de armas timbrado.
 
Escudo: partido, Primero en azur, un mon­te, de plata, cargado con siete matas de hierba de sinople y acompañado de tres flores de lis de oro, dispuestas una y dos. Segundo de gules, un acueducto de dos órdenes, de plata, sobre rocas de los mis­mo. Al timbre corona real española.
 
Justificación y significado de las armas: Las armas del primer cuartel del escudo del mu­nicipio, se justifican por ser un terreno montuoso y calizo al pie de los cerros que llaman de Buitrago. Las tres lises que acompañan al monte, pretenden ser las de la casa de Borbón, pero hay que recordar que éstas se representan justamente al revés, dos arriba y una abajo. La causa de que aquí figuren se debe a que fue en el año 1734, reinando Felipe V, cuando Navalafuente obtuvo el título de villa independizándose de Bustarviejo. El acueducto del segundo cuartel nos muestra que en la Edad Media, este municipio perteneció a Bustarviejo, y este al sexmo de Lozaya, que se encontraba rodeado de posesiones del duque del Infantado. El sexmo de Valdelozoya, era uno de los diez que constituyen la “Comunidad de la Ciudad y Tierra de Segovia”, que estaba formada por cerca de 200 pueblos.
 
La aprobación de la bandera, junto al escudo el 10 de agosto de 1995. BOCM Nª 207, de 31 de agosto de 1995. BOE de 12 de septiembre de 1995.