Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información
Patrimonio

Patrimonio

El núcleo urbano de Navalafuente se asienta en su mayoría al norte de la carretera. Las viviendas se agrupan de forma dispersa. El eje principal lo forma la carretera que a su paso por la población se denomina Calle Real. La calle de la Iglesia articula el segundo núcleo importante uniendo iglesia y ayuntamiento.

El resto de la trama urbana la forman conjuntos irregulares de viviendas. Conviven las residenciales con las que en otra época tuvieron usos agropecuarios. No es difícil encontrar anexos con corrales o huertos.
 
Aunque las construcciones rurales que permanecen en pié son escasas, merece especial atención el grupo integrado en la plaza de la Iglesia, que con su regularidad y volúmenes consigue un pintoresco rincón. Actualmente se asiste a un proceso de sustitución de estas edificaciones.

Las zonas residenciales o urbanizaciones amplían el casco urbano, encontrando en la actualidad nueve núcleos difentes: Urbanización Las Praderas, Las Lagunas, Montesol, El Vedado, El Cerrillo Valentín, El Erial, El Chaparral, Las Viñas y Peña Hueca.
 

MONUMENTOS


Iglesia parroquial de San Bartolomé

La Iglesia de San Bartolomé, situada en el extremo nororiental del pueblo, tiene su origen en el S. XV, aunque actualmente solo se conserva su forma original en el ábside, lugar del altar mayor y capilla lateral con bóveda de crucería gótica.

Su construcción es exenta, de una sola nave con ábside semicircular y capilla al lado del Evangelio. En el acceso principal presenta un arco de medio punto con dovelas de sillares de granito, bajo el pórtico cerrado con seis arcos de medio punto de mampostería y enlucidos.

Se conservan restos de los siglos XV y XVI, destacando la bóveda de crucería de la capilla y siendo el resto del edificio fruto de sucesivos arreglos y ampliaciones. El exterior es de mampostería enlucida en la fachada sur, que es la principal, siendo de mampostería vista el ábside y la fachada norte, así como la espadaña, del siglo XVI. La fachada de la capilla del Evangelio, del s. XVI, es de sillares de granito, y se remata a la altura de la cubierta con una de imposta de bolas.

En 1944, durante unas reformas, se comprobó la existencia de pintura mural gótica, ya deteriorada en el ábside; y al menos diez lápidas de enterramiento también góticas  dentro de la propia Iglesia. En el dibujo de la pintura mural, se deja entrever la figura de una persona, posiblemente un hombre sentado con un manto o capa de color rojo en un lateral de su cuerpo, y en el interior de un templo gótico. En torno a esta persona aparecen un nicho y dos personas arrodillaras con indumentaria en color negro y casco rojo. La segunda, un animal por definir con la falta de su cabeza y una paloma.


Potro de Herrar



Situado en el exterior del Salón de Actos municipal. Este potro es una construcción de piedra y madera, formada por cuatro pilares que se encuentran unidos entre sí por palos de madera. Al animal se le colocaba dentro del potro, con las patas dobladas, se las ataban a los pilares de piedra y la cabeza la sujetaban con un yugo, para que así se moviera lo menos posible y no sufriera cojeras lesiones, etc. Normalmente eran los bueyes, vacas, caballos los que eran herrados por sus dueños cada vez que era necesario.