Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información
Navalafuente municipio libre de transgénicos

Navalafuente municipio libre de transgénicos

En el pleno celebrado el día veintisiete de septiembre de 2012, por el Ayuntamiento de Navalafuente, se aprobó por unanimidad la moción presentada por el grupo municipal Ecolo Verdes-Navalafuente Mejor para declarar al municipio Zona Libre de Transgénicos.  El portavoz del grupo municipal Ecolo Verdes-Navalafuente Mejor don Pedro Manuel Lapuente Feliú explico en el pleno que la iniciativa tenía como principal finalidad informar a los consumidores y productores de alimentos los nocivos efectos que tiene para la salud el consumo de alimentos manipulados genéticamente.

La declaración aprobada supone el debate de la situación de los alimentos y de los cultivos transgénicos y su posición contra la introducción de organismos modificados genéticamente y su cultivo comercial y experimental. Hacer pública la oposición del Municipio a la liberación al medio ambiente de variedades transgénicas y a los alimentos transgénicos. Realizar las gestiones necesarias al objeto de garantizar que en los establecimientos dependientes del Ayuntamiento no se expendan o sirvan comidas o bebidas que contengan ingredientes derivados de organismos modificados genéticamente. Promover que los establecimientos privados de venta de alimentos sitos en el término municipal no sirvan o vendan alimentos manipulados genéticamente o productos derivados y que los agricultores del municipio apuesten por estrategias agrícolas sostenibles, evitando el cultivo de transgénicos. Solicitar al Gobierno de la Comunidad de Madrid que realice los trámites oportunos para declarar Madrid como ”Región Libre de Transgénicos” y se integre en la Red Europea de Regiones Libres de Transgénicos.


INFORMACIÓN SOBRE TRANSGÉNICOS

Ghana: el G7, bajo los auspicios de Monsanto, ataca la libertad de compartir las semillas

En países africanos, como Ghana, las nuevas leyes respaldadas por los Gobiernos occidentales y las grandes Empresas de Negocios Agrícolas quieren evitar que los pequeños agricultores puedan compartir las semillas.
Leer más..

Bruselas autoriza 17 nuevos transgénicos con destino alimentario

Más de 30 organizaciones de ecologistas, agricultores y consumidores denuncian la autorización por parte de la Comisión Europea de la entrada en Europa de 17 cultivos modificados genéticamente destinados a la alimentación. Puede suponer una grave amenaza para la seguridad alimentaria, según advierten. Se trata de una decisión apresurada que no tiene en cuenta la reciente clasificación del glifosato como “probable cancerígeno”, ni la oposición de varios gobiernos a su autorización. Sólo puede entenderse como concesión a las presiones de la industria en las negociaciones del tratado transatlático de libre comercio (TTIP). Leer más...


Auditoría revela persistente falta de control en transgénicos de España
La Comisión Europea informa de una ausencia de procedimientos de inspecciòn, toma de muestras adecuados, además de laboratorios no autorizados e intervención de intereses privados por sobre la opinión pública Leer más...


El herbicida más utilizado del mundo entra en la lista negra del cáncer

La Agencia para la Investigación sobre el Cáncer de la OMS considera que el glifosato, creado por Monsanto, es una substancias "probablemente carcinógena para humanos" . Leer más...
 


Biodiversidad o transgénicos: el futuro de la alimentación en manos de las mujeres
Mujeres por la Diversidad, Mahila Anna Swaraj, Iniciativa por la Salud, Equidad y Sociedad, Navdanya y Madres de Todo el Mundo. 
Las mujeres han sido a lo largo de la Historia las productoras primarias de alimentos y de la nutrición, pero hoy en día, la producción de alimentos ha escapado de nuestras manos y han sido sustituidos por productos tóxicos controlados por las grandes Corporaciones. La Agricultura Industrial y el Monocultivo nos ha traído alimentos de poca calidad, con poco sabor y escasamente nutritivos. Como resultado de todo ello, la India se enfrenta a una crisis alimentaria: uno de cada cuatro indios pasa hambre y sólo en 2011, a diabetes se cobró la vida de 1 millón de indios. Leer más....

 
La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria revalúa la seguridad de los cultivos transgénicos tras una nueva investigación

5 de marzo de 2015
Europa debe poner fin inmediatamente a la producción de maíz transgénico
La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha iniciado una investigación relativa a la seguridad de los cultivos de maíz genéticamente modificados (GM) en Europa, a raíz del estudio más extenso, publicado hasta la fecha, sobre el polen del maíz. Amigos de la Tierra y Testbiotech reclaman a las autoridades europeas que suspendan de inmediato el cultivo de maíz transgénico y las autorizaciones futuras. Leer mas....

El paradigma bajo el cual surgen los transgénicos


Los organismos genéticamente modificados son el resultado del rumbo que tomaron las ciencias biológicas en el Siglo XIX, en plena época victoriana, cuando el mundo científico asumiera las teorías de Darwin sobre la evolución de las especies a través de la selección natural y la sobrevivencia de los más aptos, como un dogma irrefutable. Esta aceptación en el Siglo XX se consolida a través de la teoría sintética o neo darwinismo. Leer más...


Plantas transgénicas de Monsanto y Bayer se extienden sin control por Europa, a pesar de las prohibiciones

Las nuevas evidencias científicas desvelan que a pesar de las prohibiciones, la colza transgénica, y las plantas transgénicas de Monsanto y Bayer, se siguen diseminando por los campos.
El nuevo estudio publicado en PloS, titulado “Presencia inesperada de colza oleaginosa (Brassica napus L.) modificada genéticamente asilvestrada a pesar de la prohibición del cultivo e importación en Suiza”, es el primer estudio que se realiza sobre la dispersión de las plantas transgénicas, en concreto las semillas de las oleaginosas y otras plantas transgénicas de Monsanto y Bayer, a pesar de estar expresamente prohibido en Suiza. Esto confirma los temores de que una vez que el genio de los transgénicos ha salido fuera de la lámpara no se puede devolver de nuevo a su interior.Leer más
 

Estudio de Van Eenennaam: refutando las afirmaciones de que los piensos transgénicos son seguros
A continuación se recoge la refutación de un consultor agrícola publicada en la revista Feedstuffs, en respuesta a un controvertido estudio: Alimentación transgénica: no hay riesgo para la salud animal. Este artículo recogía las conclusiones del estudio de Van Eenennaam, denominado por el apologista de los transgénicos Jon Entine El estudio del billón de dosis, que venía a decir que los alimentos transgénicos son seguros para su consumo. Leer más..


Resistiendo a la privatización de las semillas

El control de las semillas es un elemento estratégico en la definición del sistema alimentario. La pérdida de su control en beneficio de las grandes multinacionales de la biotecnología ha comportado importantes movilizaciones campesinas durante las últimas décadas e intentos de coordinarlas, como la campaña “Semillas, patrimonio de los pueblos al servicio de la Humanidad” de la Vía Campesina o iniciativas recientes como la Seed Freedom Campaign lanzada desde la India por Vandana Shiva. Leer más...


25 problemas de salud vinculados con "Roundup", de Monsanto

Monsanto inventó el herbicida llamado glifosato y en 1974, después de la prohibición del DDT, lo puso en el mercado con el nombre comercial de Roundup. Pero no fue hasta la segunda mitad de los noventa que se generalizó el uso de Roundup, gracias a la ingeniosa estrategia de ventas de Monsanto. ¿Cómo es la estrategia? Modificar genéticamente las semillas utilizadas en cultivos para que sean capaces de tolerar altas dosis de Roundup. Con la introducción de esas nuevas semillas producidas por la ingeniería genética, los productores agrarios pueden controlar las malas hierbas en sus plantaciones de maíz, soja, algodón, colza, remolacha azucarera y alfalfa, unos cultivos que corrían peligro si no se limpiaba de hierbajos por medio de Roundup.  Leer más..
 


Trasnacionales liberan, por “accidente”, 800 toneladas de transgénicos
por Elva Mendoza
 
Las trasnacionales Monsanto, Bayer, Almidones Mexicanos y CPIngredientes derramaron por accidente 800 toneladas de maíz y algodón transgénicos en territorio nacional, entre 2010 y 2013, revelan reportes oficiales. A pesar de que ello ha implicado la contaminación del ambiente, hasta la fecha ninguna autoridad federal las ha sancionado. Los siete incidentes –que afectaron a las entidades de Chihuahua, Guanajuato y Veracruz– dejan al descubierto la inexistencia de protocolos de bioseguridad, opina investigador. Leer mas



Informe Plataforma Libre de Transgénicos (PALT): Impactos de los cultivos y alimentos transgénicos sobre la salud. Inseguridad, opacidad e irresponsabilidad
14 de enero de 2015

Durante el proceso de presión política llevado a cabo sobre las diferentes instituciones públicas andaluzas, la PALT ha sido testigo de que en demasiadas ocasiones se afirma con rotundidad la inocuidad de los cultivos y alimentos modificados genéticamente (MG) y, por el contrario, se exige a las organizaciones que trabajan por una alimentación segura y soberana, la presentación de artículos científicos sobre evaluación de riesgos ambientales y sanitarios − publicados en revistas de impacto − que contradigan esa afirmación. Leer más



La nueva ley de renacionalización de cultivos transgénicos supone una amenaza para la agricultura en España

Por Teresa Rodríguez Pierrard

Europa vota a favor de que cada Estado prohíba los cultivos OMG en su territorio El 13 de enero, ha tenido lugar la votación final sobre la renacionalización de cultivos transgénicos. El Parlamento Europeo ha votado a favor de la nueva ley que dará la posibilidad a los Estados Miembros de restringir o prohibir el cultivo de transgénicos en sus territorios.
Leer más



Descenso de la cosecha de maíz transgénico en la UE y Nueva Directiva europea sobre los cultivos transgénicos

La producción de maíz transgénico en la Unión Europea descendió el año pasado, al contrario que el maíz convencional, que aumentó, alcanzado un máximo histórico en su producción. Sin embargo, no parece que vayan a detenerse las importaciones de productos biotecnológicos.
Consulta aquí la noticia completa.




Ocho preguntas sobre la directiva de transgénicos aprobada en la Unión Europea

La agroindustria avanza en la expansión de los organismos modificados genéticamente en la Unión Europea. No obstante, la UE abre la puerta a que un cambio de color en los Gobiernos protransgénicos prohíban la entrada de estos cultivos en sus territorios. Leer más..





En el año “2012” las luces se posaron sobre la industria biotecnológica. Sus pretensiones, tácticas y productos: todo fue objeto de escrutinio y se descubrieron algunos de sus mayores cuentos corporativos.  
 
En el documento adjunto se puede descargar el Boletín nº 506  de la Red por una América Latina Libre de Transgénicos, que explica los desastres transgénicos de 2012.
 
DESASTRES TRANSGÉNICOS EN 2012.pdf
 
Boletín N° 506 de la Red por una América Latina Libre de Transgénicos.
RED POR UNA AMÉRICA LATINA LIBRE DE TRASNGÉNICOS 
 
BOLETÍN 506


Los alimentos transgénicos son el primer gran invento universal destinado a los pobres, porque según se dice la población mundial está aumentando “demasiado” y los pobres son mayoría. En 1950 se contabilizaron 2.500 millones, en 1990 se duplico a 5.000 millones y este año se situó en 7.000 millones. Para 2050, seremos más de 9.000 millones. Los ricos están espantados.
 
La suerte está echada, los ricos van a los supermercados para comprar alimentos orgánicos y sin transgénicos. Para los pobres, se encuentran a la venta productos baratos, sin etiquetar, pero con transgénicos. Los aún más pobres reciben alimentos gratuitos con el denominativo de ayuda humanitaria, sobre todo soya y maíz transgénicos.
......
El escritor y geógrafo ucraniano Alex Dobrovolsky, escribió un artículo sobre los peligros de los tan propagandizados transgénicos y señala que “los ricos rechazan consumir transgénicos, destinándolos a los pobres, y esta es la señal de que estos alimentos son un fenómeno negativo y antisocial”.
 
 


El Codex Alimentarius reconoce que los microorganismos modificados genéticamente pueden sobrevivir a la digestión

En los recientes artículos que ha publicado Brandon Turbeville, sobre el Codex Alimentarius y su posición respecto a los cultivos modificados genéticamente (OGM) ha criticado
tanto la forma en que evalúa los riesgos de los alimentos modificados genéticamente, así como la posición oficial del Codex Alimentarius en lo que respecta a la equivalencia sustancial.

También ha escrito acerca de la posibilidad de que se estén introduciendo nuevos alérgenos y bacterias resistentes a los antibióticos en los alimentos.

En el enlace adjunto se puede consultar el artículo completo publicado por Brando Turbeville sobre la importancia del ecosistema microbiano interior:


noticiasdeabajo.wordpress.com/2013/02/24/el-codex-alimentarius-reconoce-que-los-microorganismos-modificados-geneticamente-pueden-sobrevivir-a-la-digestion/



La Dra. Mae-Wan Ho en su artículo "Como enterrar una bomba" nos habla de como Científicos de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) acaban de descubrir que los principales cultivos transgénicos y los productos obtenidos de ellos que se vienen comercializando durante los últimos 20 años contienen un gen de un virus potencialmente peligroso. En el documento adjunto se puede descargar el artículo íntegro:
COMO ENTERRAR UNA BOMBA.pdf


LA TELETIENDA DE LOS TRANSGÉNICOS

Amigos de la Tierra ha elegido el formato de la teletienda para su nueva campaña online, "Únicos en Europa", cuyo objetivo es desmentir los argumentos de la industria de la biotecnología y del Gobierno a favor de los transgénicos.
 
La campaña (www.unicoseneuropa.org) informa sobre los "graves" impactos sociales, ambientales y sobre la salud de los alimentos modificados genéticamente, y pide su prohibición al ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete.
 

MONSANTO AMENAZA CON DEMANDAR A LA AUTORIDAD EUROPA DE SEGURIDAD ALIMENTARIA POR PUBLICAR DATOS SOBRE EL MAÍZ TRANSGÉNICO NK603
Monsanto ha amenazado con demandar a la EFSA por la publicación de datos del maíz transgénico NK603:http://www.eufoodpolicy.com/
Se trata del mismo maíz transgénico que empleó el Prof. G. E Séralini en su estudio del año 2012, en el cual encontró una asociación entre el consumo de este maíz y daños en órganos, aparición de tumores y muerte prematura en la alimentación de ratas durante un largo plazo (más de 90 días).
Si quieres leer la noticia completa, puedes hacerlo pinchando aquí

 


NUEVA CAMPAÑA POR UNA EUROPA LIBRE DE TRANSGÉNICOS

Bruselas, 18 de marzo de 2013 

Organizaciones agrícolas y medioambientales han puesto en marcha una nueva campaña para evitar el aumento de los cultivos modificados genéticamente (OGM) en Europa.
La Comisión Europea está estudiando la posibilidad de negociar la aprobación de 25 nuevos cultivos modificados genéticamente, incluyendo los cultivos resistentes a Roundup (un herbicida), utilizado en variedades transgénicas de maíz, soja y remolacha. Estos grupos afirman que de aprobarse estos cultivos cambiaría por completo la agricultura de Europa, dando lugar a un aumento considerable en el uso de pesticidas, contaminando los cultivos convencionales y ecológicos, desarrollando aún más la Agricultura Industrial.

Si quieres leer la noticia completa, puedes hacerlo pinchando aquí

UNA COMPLETA GUÍA PARA LUCHAR CONTRA LOS TRANSGÉNCOS
 
Lucha Contra Monsantoes una completa guía preparada por Vía Campesina, Amigos de la Tierra Internacional y Combat Monsanto. Su apuesta es proporcionar experiencias y datos a la resistencia de los movimientos de base al poder empresarial del agronegocio en la era de la "economía verde" y un clima cambiante. El informe da un perfil de Monsanto, la principal transnacional de transgénicos, revisa las luchas en los cinco continentes, da alertas sobre la noción de "economía verde" y la "agricultura climáticamente inteligente". Si quieres descargarte la guía completa puedes hacerlo aquí: 
LAST-ES-Monsanto-Publication-SP-Final-Version-LQ.pdf

Boletín Armas para defender la salud nº 211

EL MUNDO CONTRA MONSANTO

· La modificación genética reduce la productividad de los cultivos y aumenta el uso de agrotóxicos

· Las corporaciones de transgénicos contra la salud

· Los transgénicos y el monopolio sobre las semillas contra los agricultores

· Monsanto fuera de la ley de su propio país

· Monsanto contrata la empresa de mercenarios Blackwater

· Pero no es sólo Monsanto

· La política cómplice del gobierno con la compañía revela su auténtico papel

· Controlar la política agrícola y la población mundial
Alfredo Embid

· Semillas de suicidio: Las semillas transgénicas de Monsanto y el holocausto de los agricultores indios
Dr. Vandana Shiva

Más información aquí


 

En el enlace adjunto se puede consultar el artículo de la  Dra. Mae-Wan Ho y la Dra. Eva Sirinathsinghji, 24 de mayo de 2013, sobre la necesidad de prohibir los transgénicos ahora, especialmente a la luz de la nueva genética:
http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2013/05/25/prohibir-los-transgenicos-ahora-i/


Las semillas mutantes de maíz y el Santuario transgénico de Monsanto en San Luis
Pinchando en este enlace podrás consultar la notica completa: Semillas mutantes



Se ha publicado la actualización de la Guía Roja y Verde de los Alimentos Transgénicos 2013, una guía en la que se pueden consultar los productos de fabricantes que nos garantizan la ausencia de materias primas transgénicas (verde), y productos cuyos fabricantes no garantizan que no contengan materias primas modificadas genéticamente (roja).
Greenpeace acaba de publicar una nueva actualización de la Guía Roja y Verde de los Alimentos Transgénicos 2013, como ya sabemos está dividida en dos partes, por un lado, en la denominada guía roja se identifican aquellos fabricantes que no garantizan la ausencia de materias primas modificadas genéticamente en sus productos, se incluyen también otros componentes como los aditivos y derivados. Muchos de estos alimentos han sido analizados por esta organización ecologista y los resultados muestran la presencia de transgénicos, se incluyen además aquellos productos en cuyas etiquetas se destaca la presencia de materias primas modificadas genéticamente. En la guía verde se destacan aquellos alimentos y fabricantes que garantizan la ausencia de alimentos y materias primas transgénicas, así mismo, las pruebas y análisis realizados por Greenpeace corroboran la no presencia de productos modificados genéticamente.
La actualización de la Guía Roja y Verde 2013 se ha publicado hace un par de días y mantiene la misma estructura desde su primer lanzamiento hace unos años, en este sentido sería interesante que la organización hubiera realizado algunos cambios, como por ejemplo la inclusión de información más detallada, la extensión a otros alimentos procedentes de la importación y que se comercializan en España o la mejora tecnológica para brindar a los usuarios una guía más interactiva capaz de responder algunas preguntas.
Como ya es habitual, la guía ofrece una breve introducción sobre qué son los alimentos modificados genéticamente, los riesgos que se asocian a ellos, explica por qué Greenpeace se opone a la liberación de los alimentos transgénicos en el medio ambiente, como por ejemplo la pérdida de biodiversidad, el desarrollo de la resistencia de los insectos y enfermedades a este tipo de alimentos, la aparición de malas hierbas y maleza resistente a la acción del herbicida habitualmente utilizado con los cultivos transgénicos, etc. Se informa sobre la actual situación del etiquetado de los alimentos que contienen materias primas modificadas genéticamente, se ofrecen algunas razones por las que los consumidores no deberían adquirir alimentos transgénicos, etc.
En la nueva actualización de la guía de Greenpeace podemos leer que actualmente se obliga a etiquetar todos aquellos alimentos que deriven de cultivos transgénicos, independientemente de la presencia de ADN o proteína transgénica en el producto final, esto es algo importante ya que facilita a los consumidores el poder ejercer su derecho a elegir con conocimiento de causa. Esta es una reivindicación que crece año tras año en muchos países, incluidos aquellos que son por excelencia productores de alimentos modificados genéticamente como Estados Unidos. Recordemos que hasta la fecha son muchos los Estados de este país que reivindican una reglamentación transparente que informe a través de las etiquetas alimentarias sobre la presencia de transgénicos, no se habla de prohibirlos o de posibles riesgos para la salud y el medio ambiente, únicamente se pide que los consumidores puedan tener acceso a la información y elegir según sus convicciones, permitiendo que ejerzan su derecho a saber qué es lo que adquiere y lo que va consumir.
En la actualización de la Guía Roja y Verde de los Alimentos Transgénicos Julio 2013, se ofrece información de los alimentos convencionales, se destacan las marcas de distribuidor, marcas blancas o marcas de fabricante, los alimentos se clasifican en diferentes categorías, aceites, grasas y margarinas, alimentos preparados y conservas, alimentación infantil, bebidas, bollería, congelados, chocolates y golosinas, productos dietéticos, etc.
La actualización de la guía de transgénicos 2013 nos muestra que prácticamente todas las marcas de distribuidor, como por ejemplo Alcampo, Ahorramás, El Corte Inglés, Consum, Alcampo, Día, Lidl, están en la guía verde, como ya es habitual desde hace años la única marca de distribuidor que aparece en la guía roja es supermercados Dinosol, algo que delata que poco le importa aparecer en esta guía y que no realizará ningún cambio al respecto. Seguimos hablando de la guía roja, en lo que respecta a marcas y fabricantes, la situación apenas ha cambiado, en esta nueva actualización se mantienen en la zona roja Nestlé, Unilever, Procter & Gamble, Kellogg’s, Zahor, Danone, Fripan, Novopet, Ofistrade, Delaviuda, etc. Hay que decir que en la mayoría de los casos, estas marcas tienen presencia en la guía roja por determinados productos que se identifican junto al fabricante, en algunas categorías todos los productos que fabrica una marca están presentes en la zona roja. La guía verde señala a los fabricantes y a los productos que elabora y que no contienen transgénicos.
También se incluyen los oportunos pictogramas que informan de que Greenpeace ha realizado un análisis en un laboratorio independiente del producto, constatando la presencia de materia prima modificada genéticamente, pictogramas que delatan que los fabricantes no han proporcionado información y garantías de que su productos no contienen transgénicos, etc. En definitiva, tras realizar un análisis se puede decir que la situación prácticamente es la misma, apenas se han producido cambios. Cuando se lanzó la guía habían muchos más movimientos, daba la impresión de que a los fabricantes les molestaba aparecer en la zona roja, ahora se podría decir que les importa poco ya que en cada edición repiten prácticamente los mismos. En fin, os recomendamos acceder a la guía (Pdf) y conocer los detalles que Greenpeace nos proporciona en esta ocasión.
 

 Localización de cultivos transgénicos en España 2013
Aunque bastante tarde, casi finalizando el año 2013, por fin se ha liberado la información sobre la localización de cultivos transgénicos en España, se trata de cultivos experimentales con variedades modificadas genéticamente de trigo, maíz, remolacha, etc.
Pinchando en el siguiente enlace puedes leer la noticia completa: LOCALIZACIÓN TRANSGÉNICOS
 

LOS ALIMENTOS MÁS CONTAMINADOS POR PESTICIDAS
 
Sin duda alguna, mantener una alimentación balanceada es la clave para tener una buena salud. Siempre que hablamos de una dieta saludable nos referimos a aumentar el consumo de frutas, verduras y granos, al tiempo que reducimos el consumo de grasas y azúcar. Pero, ¿y si esos alimentos que consideramos sanos en verdad no lo son? Hoy queremos contarte cuáles son los alimentos más contaminados por pesticidas, para que apuestes por los productos orgánicos. 
 
Leche, queso y mantequilla
Por razones similares a las de las carnes, los productos lácteos con grasa tienen una gran cantidad de pesticidas en ellos. Los animales concentran los químicos en la leche y la carne, por lo que es probable que estos estén contaminados.
 
Fresas, cerezas y demás frutos rojos 
Las fresas son las frutas con más pesticidas, en cantidad y en variedad -36 pesticidas diferentes son utilizados en estas deliciosas frutas-. Esto hace que casi el 90% de la producción muestre signos de químicos por encima del nivel saludable. Otros frutos rojos y bayas tienen similares cantidades, aunque los niveles de las fresas son realmente alarmantes.
 
Manzanas y peras 
Otra vez, 36 pesticidas diferentes, la mitad de los cuales son neurotoxinas. Y por si fuera poco, pelar estas frutas reduce la cantidad de químicos que ingerimos, pero no los elimina por completo.
 
 
Tomates 
Aproximadamente 30 pesticidas de tiran en las plantaciones de tomates, y luego de que estos ya están maduros. Como su piel es muy fina, pelarlos no impedirá que consumas estos productos químicos nocivos para tu salud, por lo que en este caso la única opción es comprar tomates orgánicos.
 
Patatas 
Las patatas son una de las verduras más consumidas a nivel mundial, sin embargo, son realmente peligrosas si no se consumen de forma orgánica. ¿Por qué? Porque contienen un promedio de 39 pesticidas además de unos cuántos antifúngicos, lo que las hace poco recomendables.
 
Espinaca y otras verduras de hoja verde 
Las veduras de hoja verde no contienen tanta variedad de pesticidas, pero en ellas se utilizan aquellos que tienen mayor poder. La mayoría de las espinacas testeadas muestran una gran cantidad de pesticidas que pueden ser perjudiciales para la salud.
 
Duraznos y nectarinas 
45 es el número de pesticidas que se añaden a los duraznos y nectarinas, frutas con una piel que no impide el paso de estos químicos al interior, por lo que comer uno de estos alimentos significaría una ingesta excesiva de productos perjudiciales para nuestra salud.
 
Uvas 
Las uvas son frutas muy delicadas, por lo que son rociadas con pesticidas varias veces durante diferentes etapas del proceso de crecimiento. La fina cáscara no ofrece protección para los 35 pesticidas que se suelen utilizar, y hay que tener especial cuidado con aquellas que sean importadas, ya que puede que estén utilizando químicos que en nuestro país están prohibidos.
 
Apio 
Unos 29 productos químicos diferentes son rociados sobre el apio que, además, no tienen una piel como barrera protectora. Esto hace que la mayoría de los apios que están a la venta superen los niveles permitidos de pesticidas, haciendo un daño real a tu salud. 
 
 
Agricultoras/es, consumidoras/es y ecologistas advierten: se estima que en en Estado español podría haber unas 70.000 hectáreas de maíz transgénico MON810, frente a las 136.962 ha. estimadas por el Gobierno y la industria.

Amigos de la Tierra, Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU), Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), Ecologistas en Acción, Greenpeace y Red de Semillas piden que se aclare el “baile de cifras” respecto a la superficie cultivada con maíz transgénico en España.
La información aportada por las Comunidades Autónomas revela diferencias a la baja de más de un 70%, como en el caso de Andalucía, y en torno al 50% para el total de la superficie. Puesto que hay información de las principales comunidades donde se cultivan transgénicos, se estima que en España se cultiva en torno a las 70.000 hectáreas reales de maíz transgénico MON810, frente a las 136.962 estimadas por la industria y el Ministerio de Agricultura [1].
Las organizaciones han solicitado una reunión urgente con Isabel Tejerina, Secretaria General de Agricultura, para aclarar esta situación y otros asuntos de actualidad en relación con los cultivos transgénicos.
 
Otros temas de preocupación por los que se solicita la reunión son la falta de participación de la sociedad civil en materia de transgénicos, ya que el Gobierno nunca ha convocado al Comité de Participación adscrito al Comité Interministerial de Organismos Modificados Genéticamente (CIOMG); y las negociaciones del Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea (UE) que puede terminar con las regulaciones vigentes en la UE respecto a los cultivos y alimentos transgénicos.
Por último, las organizaciones esperan que se aclare la situación de los cultivos experimentales al aire libre con transgénicos. El 67% de los cultivos experimentales realizados al aire libre en la UE se llevan a cabo en España [2]; un año más, en contra de lo que establece la Ley, no se ha publicado la ubicación exacta de los experimentos que se van a llevar a cabo en 2014. Además algunas organizaciones han denunciado defectos de forma en sus aprobaciones, como ha ocurrido con el caso del trigo transgénico [3].
Mañana, 11 de febrero, se discutirá y votará en Bruselas la propuesta de autorización para cultivo del maíz modificado genéticamente 1507 de la empresa Pioneer Hi-Bred International en la UE. En una carta enviada a las organizaciones, Isabel Tejerina ha dejado claro que España votará a favor de la autorización de este maíz. El maíz 1507 no ha sido suficientemente evaluado y supone una seria amenaza para la biodiversidad [4].
El Parlamento Europeo se pronunció el pasado 16 de enero en contra de su autorización e, incluso, instó a la Comisión Europea a detener los permisos o renovaciones de cualquier variedad de transgénico hasta que los métodos de evaluación de riesgo no hayan mejorado [5]. Ante este escenario, las organizaciones firmantes piden al ministro Cañete que aplique el principio de precaución y vote en contra de la autorización de este maíz.
Notas
[1] Comparativa entre las estimaciones de superficie cultivada con maíz transgénico MON810 elaborada por el MAGRAMA y la superficie real según información de las CCAA (en hectáreas). Leer: http://www.greenpeace.org/espana/co...
[2] El 67% de los experimentos con transgénicos al aire libre de la UE se realizan en España
[3] La PALT exige a la Junta de Andalucía intermediar en el ensayo de trigo transgénico en Córdoba para su prohibición inmediata. Leer: http://www.redandaluzadesemillas.or...
[4] Nuevo maíz transgénico: tóxico y mal evaluado. Por qué no se debe cultivar en Europa el maíz 1507. Leer: https://www.tierra.org/spip/IMG/pdf...
[5] El PE se opone a la autorización de un nuevo maíz transgénico.
Leer http://www.europarl.europa.eu/news/...

 
Trasgénicos, sí o sí. No nos dejan opción, parece.
La Comisión Europea así lo impuso la semana pasada cuando decidió aprobar, pese al rechazo de la mayor parte de países miembros, el cultivo de un nuevo maíz transgénico en Europa: el TC1507 del grupo Pioneer-DuPont. Los votos en contra de 19 países, de un total de 28, en el Consejo de Ministros de la Unión e incluso el rechazo mayoritario del Parlamento Europeo de poco sirvieron. La Comisión argumentó que la mayoría contraria alcanzada en el Consejo, al no ser cualificada, era insuficiente para dar carpetazo a la propuesta. Así funciona la Comisión, que usa dicho mecanismo para imponer medidas impopulares. ¿Quién manda en Europa? ¿Los ciudadanos o los lobbies?
La Unión Europea, de hecho, permite ya el cultivo de transgénicos. En concreto, el del maíz MON810 de Monsanto. Un maíz modificado genéticamente, al que se le introduce el gen de una bacteria que le lleva a producir una toxina, conocida como Bt, que lo hace resistente al taladro, permitiendo combatir esta plaga. Sin embargo, muchos de los países miembros, como Francia, Alemania, Austria, Grecia, Irlanda, Polonia, Italia, Hungría…, lo prohíben. Informes científicos advierten de su impacto en el medio ambiente y señalan claras incertidumbres en la salud, entre otras cuestiones. Prima, en dichos países, el principio de precaución: si las consecuencias de un acto pueden ser negativas e irreversibles, no se lleva a cabo hasta que se adquieran los conocimientos científicos necesarios para evitarlas.
 
Amistades peligrosas
Sin embargo, como dirían en tiempos del generalísimo Francisco Franco, “Spain is different”. El Estado español es el único país de la Unión Europea que cultiva maíz transgénico a gran escala, sobre todo en Aragón y Catalunya. Se calcula que aquí se siembra el 80% de la producción de toda Europa, según datos de 2009 del Servicio Internacional de Agrobiotecnología (ISAAA). Y eso, sin tener en cuenta los campos experimentales. ¿Por qué? Su cultivo empezó en 1998, bajo el gobierno de José María Aznar y el Partido Popular (PP), y con la producción de la variedad de maíz transgénico Bt176 de Syngenta, que en 2005 fue prohibida por sus efectos negativos en el ecosistema. Desde entonces, la producción por excelencia es la de maíz transgénico MON810. Los vínculos estrechos entre industria biotecnológica, principal promotora de los Organismos Genéticamente Modificados (OGM), y las instituciones públicas explican el porqué. Amistades peligrosas para el bien común.
La dinámica de puertas giratorias, paso de la empresa privada al gobierno y viceversa, ha estado al orden del día tanto en las administraciones del PP como del PSOE. La actual Secretaria de Estado de Investigación Desarrollo e Innovación, en el Ministerio de Economía, Carmen Vela fue presidenta de la Sociedad Española de Biotecnología (SEBIOT), con una apuesta clara por los cultivos transgénicos. En el anterior gobierno del PSOE, Cristina Garmendia, ministra de Ciencia e Innovación, antes de ocupar este cargo fue la presidenta de ASEBIO, el principal lobby protransgénico en el Estado, con empresas como Monsanto, Bayer, Pioneer-DuPont entre sus miembros. Queda claro a quienes benefician las medidas que se toman en dichos departamentos. Y estos no son los únicos ejemplos. Hay muchos más, como deja claro el informe Las malas compañías. ¿Quién decide la política del Gobierno sobre transgénicos? de Amigos de la Tierra.
El Estado español, se ha convertido en la puerta de entrada de los transgénicos en Europa. Incluso los cables filtrados por Wikileaks dejaron constancia de ello al destapar como el Secretario de Estado de Medio Rural Josep Puxeu, en 2009, llegó a pedir al embajador de Estados Unidos que “mantuvieran la presión” sobre la Unión Europea en favor de los OGM. La alianza entre ambas administraciones es clave en la defensa de los intereses de compañías como Monsanto.
El gobierno, asimismo, no escatima recursos en subvencionar la investigación sobre cultivos y alimentos transgénicos, a la que destina 60 veces más dinero que al estudio sobre agricultura ecológica, a pesar de que esta última genera 25 veces más empleo que la primera, según datos de Amigos de la Tierra. Y cuando se trata de dar cifras sobre el número de hectáreas cultivadas no duda, año tras año, en anunciar “nuevos récords”. Aunque estas cifras chocan con las proporcionadas por organizaciones agrarias y ecologistas, y obtenidas de las Comunidades Autónomas, que las sitúan en niveles incluso inferiores a las del 2008, con un total de 70 mil hectáreas cultivadas frente a las 137 mil que indica el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Las organizaciones acusan al gobierno de dar datos falsos. El discurso anti-transgénicos parecería estar calando, y por eso se producirían menos transgénicos, muy a pesar de algunos.
 
Contaminación, abejas y más herbicidas
El impacto de los transgénicos lo podemos situar en tres niveles: sobre el medio ambiente, la salud y a nivel político.
La coexistencia entre cultivos transgénicos y convencionales y ecológicos se ha demostrado imposible. A pesar de que la administración fija una distancia mínima entre ambos, ésta o resulta insuficiente o a veces incluso ni se cumple. La contaminación se puede producir en diferentes etapas de la cadena: desde la semilla, a través de la polinización, vía el transporte, en el almacenaje o durante el procesado. Varios casos han sido ya denunciados. Esta situación ha conducido al abandono del cultivo de maíz, en especial el ecológico, y diversas variedades han sido contaminadas sin remedio. Entre los años 2004 y 2005, la producción de maíz ecológico en el Estado español disminuyó un 42% y en Aragón, donde más se conrean transgénicos, un 69%.
El impacto especialmente en abejas, pero, también, en otros insectos claves para la polinización como abejorros, mariposas, avispas… es una realidad. En concreto, el maíz transgénico Bt desprende una toxina que no solo acaba con la plaga del taladro sino que en ocasiones puede afectar asimismo a estos otros insectos. Desde finales de los años 90, y como indica Greenpeace, se ha observado un declive muy importante de la población de abejas a causa tanto de los cultivos transgénicos como del uso de plaguicidas químicos que las matan. ¿Si las abejas desaparecen quien polinizará los cultivos?
Los defensores de los transgénicos afirman que estos reducen el uso de pesticidas químicos. Nada más lejos de la realidad. El maíz Bt, por ejemplo, al desprender por si mismo una toxina que acaba con determinadas larvas se convierte en, lo que algunos autores llaman, un “maíz insecticida”. Evidentemente, no se debe de aplicar un pesticida a dicho cultivo porqué la misma planta ya lo desprende las 24 horas del día. A parte hay que contar, como señala GRAIN, las resistencias que los insectos pueden generar con tantas toxinas en estos monocultivos y la aparición, en consecuencia, de plagas secundarias que necesitan ser tratadas con más productos químicos.
Lo mismo sucede con los transgénicos tolerantes a herbicidas, que incorporan un gen que permite fumigarlos con un solo herbicida, de tal modo que la planta, al ser resistente al mismo, no se ve afectada a diferencia de todo aquello que la rodea. El herbicida más utilizado es el Roundup de la multinacional Monsanto, y su compuesto principal el glifosato. La extensión a gran escala de estos cultivos, en particular la producción de soja transgénica a nivel mundial, ha implicado un mayor uso de estos herbicidas. En Argentina, por ejemplo, treinta años atrás el cultivo de soja era casi inexistente, actualmente, en cambio, más de las mitad de sus tierras agrícolas son monocultivos sojeros. Si en 1995, se utilizaban ocho millones de litros de glifosato para dichos campos, hoy suman más de 200 millones, según GRAIN. Saquen cuentas. A parte, la extensión masiva de este cultivo ha generado la aparición de casi dos docenas de plantas resistentes a estos herbicidas. Lo que ha obligado a usar más agrotóxicos para combatirlas. El caso de Estados Unidos, como indica GRAIN, lo deja claro: los agricultores que, en 2011, cultivaron sus campos con semillas transgénicas necesitaron un 24% más de herbicidas, para combatir las “malas hierbas” resistentes al mismo, que quienes sembraron cultivos convencionales.
 
Salud en juego
Otro de los temas más controvertidos es el impacto de los transgénicos en la salud de las personas. Muchos dicen que son inocuos, que han sido suficientemente testados y que no implican ningún riesgo para nuestra salud. Desde administraciones públicas pasando por departamentos universitarios hasta comités científicos defienden dicha posición. Sin embargo, a menudo se obvian los intereses ocultos tras dichas afirmaciones. Los tentáculos de la industria biotecnológica son muy alargados. Incluso empresas como Bayer y Syngenta, al frente de la industria transgénica, cuentan ya con cátedras propias: la Cátedra Bayer CropScience en la Universidad Politécnica de Valencia y la Cátedra UAM-Syngenta de Fertilizantes de Micronutrientes en la Universidad Autónoma de Madrid. Queda claro a qué intereses responde su trabajo, divulgación e investigaciones universitarias.
Informes científicos independientes señalan el impacto negativo que pueden tener los transgénicos en nuestra salud: nuevas alergias, resistencia a antibióticos, disminución de la fertilidad, daños en órganos internos, etc., según recoge Greenpeace. “Los riesgos sanitarios a largo plazo de los OMG presentes en nuestra alimentación o en la de los animales cuyos productos consumimos no se están evaluando correctamente”, sentencia dicha organización. Tan pronto como estos informes críticos ven la luz, múltiples son los intentos para desacreditarlos y difamar a sus autores. Hay muchos intereses en juego por parte de empresas como Monsanto, Bayer, DuPont, Syngenta. Abundante dinero a ganar o a perder en función del dictamen de la opinión pública. Para estas empresas se trata de una “guerra” donde todo vale. Las campañas de desprestigio a quiénes ponen sus verdades absolutas en cuestión es buena prueba de ello.
El caso del Dr. Gilles-Éric Séralini, que ha liderado uno de los estudios críticos con mayor repercusión mediática a nivel internacional, ha sido tal vez el mejor ejemplo. Su equipo de investigación, en la Universidad de Caen, Francia, hizo público, en septiembre de 2012, las conclusiones de una investigación científica que ponía en evidencia los efectos nocivos a largo plazo del maíz transgénico NK603 y del pesticida Roundup en experimentos con ratas, las cuales a lo largo del ensayo desarrollaron enormes tumores y enfermedades renales y hepáticas. La ofensiva contra este estudio no se hizo esperar e incluso la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria se posicionó en su contra, Agencia, por cierto, con vínculos estrechos con la industria biotecnológica y cuya independencia deja mucho que desear. También, en noviembre de 2013, la revista científica Food and Chemical Toxicology, que había divulgado dicho informe, se retractó de su publicación. ¿Casualidad? La organización GMWatch señalaba, con datos esclarecedores, la ofensiva de la industria biotecnológica para controlar estas publicaciones.
Más allá de estos informes científicos, hay, tristemente, múltiples evidencias, documentadas en primera persona y en todo el mundo, del negativo impacto en la salud humana del cultivo de transgénicos y el uso sistemático de herbicidas con glifosato. La experiencia de Sofía Gatica, fundadora de Madres de Ituzaingó y merecedora de un Premio Nobel Alternativo, es un buen ejemplo. Sofía Gatica perdió una hija no más nacer a causa de una repentina parada de riñón. Un hecho que la llevó a investigar las causas y descubrió cómo las fumigaciones con glifosato sobre los campos sojeros alrededor de su barrio, Ituzaingó, en la ciudad de Córdoba, Argentina, eran las responsables. Su trabajo, puerta a puerta, la llevó, junto a otras mujeres afectadas, a destapar decenas de casos de enfermos de cáncer, malformaciones en niños, problemas respiratorios y de riñón, leucemia… Un estudio epidemiológico realizado en la zona confirmó sus temores: el agua que tomaban estaba contaminada con pesticidas y numerosos niños tenían tóxicos en su sangre. Muchas Sofías Gatica son las que sufren las consecuencias de las prácticas de multinacionales como Monsanto. Aunque el dolor afecte a menudo a los más débiles es imposible acallarlo.
 
Concentración empresarial
Más allá del impacto en el medio ambiente y en la salud, otro de los efectos negativos de los transgénicos se da a nivel político, en lo que concierne al control de las semillas, la esencia de la vida, y otros insumos agrícolas (la genética del ganado, los plaguicidas y fertilizantes químicos, etc.). Hoy, unas pocas multinacionales como Syngenta, Bayer, BASF, Dow, Monsanto y DuPont controlan el 60% de las semillas que se comercializan y el 76% de los agroquímicos que se aplican a los cultivos, como indica el informe Los gigantes genéticos hacen su cártel de la caridad del Grupo ETC. Vemos cómo los mismos que hacen negocio patentado las simientes son los que también se lucran comercializando los pesticidas químicos que se emplean en la agricultura “moderna”.
La concentración empresarial aumenta, y tiene consecuencias. Por poner un caso, el precio de las semillas en Estados Unidos, entre 1994 y 2000, aumentó más que cualquier otro insumo agrícola, doblando su costo en relación al precio que los agricultores obtenían por las cosechas, según el Grupo ETC. Monsanto, por ejemplo, es la empresa más grande de semillas del mundo y es a la vez la cuarta mayor productora de pesticidas.
Algunos dirán que las reflexiones aquí vertidas son tendenciosas, pero sería bueno recordar que el posicionamiento dominante, político, mediático y científico, en relación a los transgénicos es un discurso único servido en bandeja por la industria biotecnológica y transgénica. Unas compañías que destinan millones de euros a ensalzar las virtudes de los OMG, que compran estudios, cátedras y departamentos universitarios supuestamente objetivos y que establecen relaciones estrechas con los políticos de turno. La información es poder. Para que no haya dudas: no se trata de oponerse a los avances científicos. Ni mucho menos. Lo que necesitamos es fomentar una ciencia independiente de los intereses de las grandes empresas y al servicio del bien común.
La información es poder. Aquí la tienen, lean y juzguen.

Transgénicos, tecnología obsoleta e insegura

¿Qué es un Transgénico? según el Profesor Carlos Sentís, de la Comisión Docente de Genética del departamento de Biología de la Facultad de Ciencias, Universidad Autónoma de Madrid.

Los transgénicos se basan en preceptos de biotecnología obsoletos de los años 70, son aprobados para el consumo del ciudadano sin los estudios pertinentes sólo presentando los estudios realizados por las mismas empresas que los venden, los científicos independientes que presentan estudios en contra de los OGM son atacados y silenciados por las Corporaciones Agroindustriales y Farmacéuticas creadoras de la semilla transgénica y el agrotóxico(glifosato) tales como Monsanto, Bayer, Basf, Dupond, Pioneer, Syngenta.
 
VER VIDEO


Radical Informe de la ONU promueve el control democrático de la Alimentación y el fin de la dominación corporativa
por Sonali Kolhatkar
 
 
Un nuevo Informe presentado al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas sobre el Derecho a la Alimentación, apunta directamente a cómo se producen los alimentos y su distribución a escala mundial. Con un análisis de nuestro sistema alimentario por parte de expertos, como Vandana Shiva y Michael Pollan, el autor del Informe, Olivier de Schutter, solicita una menor intromisión de las grandes empresas agrícolas y un control democrático de los alimentos.
 
Aunque las recomendaciones del Informe son revolucionarias, los grandes de medios de comunicación no se han hecho eco de su publicación.
 
De Schutter, relator especial de la ONU para el Derecho a la Alimentación, ha pasado seis años visitando más de una docena de países, concluyendo que el sistema de alimentación de todo el mundo debe ser reconstruido, en base a la incentivación de la agricultura local, sostenible, para que las personas tengan un mayor control sobre lo que desean cultivar y comer. Esto es algo que no suena radical en Estados Unidos, donde se está produciendo una rápida expansión de los mercados locales y el cultivo en los patios y jardines. Pero en las comunidades pobres, sean de Estados Unidos o de otros países, esta idea sí que suena radical. Se trata en definitiva de promover el cultivo local, una agricultura sostenible y una gestión democrática del sistema de alimentación.
 
El Sistema Alimentario mundial está controlado por un puñado de gigantescas Corporaciones, la mayoría de las cuales tienen sus sede en Estados Unidos, tales como ConAgra, Cargill y PepsiCo. Por las manos de estas Empresas pasan la mayor parte de los alimentos del mundo. Este es un Sistema ambientalmente insostenible, debido a la excesiva dependencia de los fertilizantes químicos, plaguicidas y combustibles fósiles, pero también en su ineficacia en alimentar a la gente. El Programa Mundial de Alimentos estima que 842 millones de personas padecen hambre en todo el mundo.
 
¿Cómo se ha llegado a esta situación? La llamada Revolución Verde, a partir de la década de 1940, fue una promesa de que una solución tecnológica con semillas de alto rendimiento, en combinación con fertilizantes y plaguicidas químicos, acabarían con el hambre en el mundo. En cierta medida, la Revolución Verde tuvo éxito en producir grandes cantidades de granos de cereales que alimentan a una gran parte de la población del mundo. Pero, ¿cómo tan pocas empresas lo controlan todo? ¿Y por qué tanta gente aún pasa hambre?
En una entrevista publicada en Uprising con el activista Raj Patel, le hice una pregunta sobré qué ha salido mal en la Revolución Verde y por qué el Informe de De Schutter puede aportar soluciones. Patel es escritor, activista y académico; escribió el libro “Obesos y famélicos: los mercados, el poder y la batalla oculta por el control del Sistema de Alimentos” y “El valor de la nada”, un best-seller según The New York Times. Da clases en la Universidad de Berkeley con Pollan, y es asesor de Schutter. Patel me dijo: “el sistema alimentario del mundo está forjado por una historia de colonialismo, esclavitud e imperialismo”.
 
Más recientemente, Patel me ha dicho que la Revolución Verde ha dado lugar a “que la agricultura industrial haya sustituido a los trabajadores, teniéndose que desplazar estos a las ciudades. Allí son las personas que tienen más probabilidades de pasar hambre”. Patel también dijo: “Sí, hay más alimentos que se producen a partir de los grandes cultivos básicos, pero se sacrifican otros tipos de cultivos más nutritivos que crecían junto a los cereales”. Poniendo de ejemplo el caso de América Latina, Patel señaló que durante el período de máximo apogeo de la Revolución Verde, “la producción de alimentos aumentó en un 9%, pero también aumentó el hambre”. 
 
Patel sostiene que hay alimentos suficientes para todos, pero “la forma de distribuir la comida es injusta”. En otras palabras, el control de las Corporaciones de las vastas extensiones de monocultivos hizo que muchas personas fueran expulsadas de sus tierras, hasta que sólo han quedado un puñado de empresas que producen más alimentos que nunca, pero persiste una población hambrienta de pobres sin tierra que no pueden permitirse el lujo de alimentarse a sí mismos.
 
No sólo las empresas de alimentos controlan el Sistema Alimentario, sino que también lo hacen las grandes empresas químicas y de semillas, como Monsanto y Dow Chemical. Durante décadas, Monsanto se ha estado beneficiando de su monopolio en la creación de semillas de maíz y soja modificadas genéticamente, que son resistentes al herbicida Roundup, que fabrica esta empresa. Estas semillas se denominan Roundup Ready (RR), y se vendieron como eficaces y fáciles de usar, pero son semillas que se han diseñado para ser estériles, por lo que los agricultores no pueden guardar sus semillas para la cosecha del próximo año, y dependen por tanto de Monsanto. Pero también resultó que el uso intensivo de productos químicos venenosos, ha dado lugar a que las hierbas se hagan resistentes a los pesticidas (super malas hierbas).
 
Deseoso de entrar en el mismo juego, Dow Chemical está esperando que se apruebe una nueva semilla modificada genéticamente que es resistente a un pesticida denominado Enlist. El pesticida Enlist contiene una sustancia química que formó parte de las sustancias tóxicas utilizadas en la guerra de Vietnam, el Agente Naranja. Patel se lamentaba de que “se concentra el poder sobre los fertilizantes y las semillas en muy pocas empresas, siendo capaces de manejar el mercado a su antojo”.
 
En el Informe enviado a las Naciones Unidas, De Schutter propuso como solución la agroecología, que describe como “una forma de recuperar los sistemas alimentarios y en favor de la sostenibilidad”. La agroecología, según Patel, es “un sistema en el que en vez de suplantar a la naturaleza, se trabaja con ella, Así, en lugar de depender de los plaguicidas, por ejemplo, se utilizarían los insectos depredadores para el control de las plagas, por lo que la gestión de las plagas se integra en un ecosistema diverso y complejo”. Esta forma de producir alimentos sustituirá a los monocultivos de maíz, soja y trigo, por una amplia variedad de cultivos, que mejoran el suelo, controlan las plagas y dan cobijo a diferentes especies. Lo más importante, un sistema alimentario agroecológico, dice Patel, es un sistema que frena el cambio climático y es “mucho más fuerte para soportar situaciones climáticas extremas”. 
 
La agroecología va al lado de la soberanía alimentaria, un término adoptado por un fuerte movimiento de más de 200 millones de campesinos, Vía Campesina, que exige el control local y democrático de los alimentos. Así que no es de extrañar que la Industria dominada por las Corporaciones sea muy cautelosa cuando se habla de soberanía alimentaria. Sin embargo, en su Informe dirigido al Consejo de Derechos Humanos de la ONU, De Schutter escribe: “La soberanía alimentaria es una condición para la plena realización del derecho a la alimentación”. Apunta directamente a las grandes Corporaciones, diciendo de ellas que “los sistemas alimentarios actuales son eficientes desde el punto de vista de maximización de las ganancias a través de los negocios agrícolas”, y añade “a niveles local, nacional e internacional, el marco normativo debe adaptarse con urgencia a otra alternativa, un control democrático”. 
 
Patel insiste en que la noción de democracia “es el meollo, lo más radical de este Informe”. En lugar de hablar de soberanía alimentaria, las Corporaciones y los Gobiernos emplean el término de seguridad alimentaria. Pero técnicamente, dijo Patel, “se puede tener seguridad alimentaria en la cárcel y se le dará suficiente comida para sobrevivir. Pero usted no tiene control sobre este proceso, en la forma en que se cultiva el alimento o cómo la sociedad decide cómo acabar con el hambre”. En otras palabras, el control democrático de nuestro sistema alimentario es lo único que puede romper el control de las Corporaciones sobre lo que comemos y cómo y dónde cultivamos nuestros alimentos, y de eso es precisamente lo que De Schutter ha informado al Consejo de Derechos Humanos de la ONU. 
 
Igual que otras necesidades humanas básicas, como el agua, la vivienda y la asistencia sanitaria, la comida no debe estar sujeta a los fines de lucro. Al solicitar el control democrático de nuestros alimentos, De Schutter y Patel están amenazando los intereses comerciales de las más grandes y poderosas Corporaciones del mundo. Teniendo en cuenta que el Informe de De Schutter ha sido presentado a los más altos representantes internacionales de la sociedad civil, tiene el potencial de provocar un cambio, pero sólo si hay suficiente presión desde abajo.
 
Patel me dijo que el Informe es “tan bueno como lo sea la movilización en favor de su consideración”. Aunque proporciona nuevas argumentos a grupos como Vía Campesina en su lucha en la democratización del sistema alimentario, advierte que es mucho el trabajo por hacer: “necesitamos mantener la organización y la presión, y esto nos permite tener un sueño mucho mayor que el que nos lanzan los Gobiernos, que dicen representarnos”. 
 
© 2014 TruthDig.com
 
Sonali Kolhatkar es codirectora de la Misión de Mujeres de Afganistán, una organización sin ánimo de lucro con sede en Estados Unidos, que apoya la defensa de los derechos de las mujeres en Afganistán. Sonali es coautora de “Bleeding Afghanistan: Washington, Warlords, and the Propaganda of Silence.” Es presentadora y productora de Uprising, un programa de radio sindicado con Pacifica Network
 


Anuncian el mayor estudio mundial sobre seguridad de transgénicos y plaguicidas

El estudio “Factor GMO”, con presupuesto de 25 millones de dólares, investigará los efectos sanitarios de un cultivo transgénico (OMG) que está presente en el suministro de alimentos y piensos desde hace años. Responderá a la pregunta: ¿Son seguros para la salud humana este alimento transgénico y su plaguicida asociado (glifosato/Roundup)?
Desde la introducción de los alimentos transgénicos en 1994, agricultores, comerciantes, gobiernos, científicos y consumidores de todo el mundo han mantenido un acalorado debate. Sin embargo, nunca se ha realizado un estudio científico lo suficientemente exhaustivo como para establecer claramente si un determinado alimento transgénico es seguro para la salud humana… hasta ahora.
Leer artículo completo aquí


Estudio estadounidense establece una posible correlación entre el aumento de las enfermedades crónicas y el incremento en el uso del glifosato y de los cultivos transgénicos

¿Es el glifosato responsable del aumento de ciertas enfermedades en nuestras sociedades modernas? Claire Robinson analiza un reciente estudio que se plantea esta cuestión:

¿Es el aumento en los últimos 20 años en la utilización del glifosato el responsable del aumento de las enfermedades en Estados Unidos?

Este nuevo estudio ha sido realizado por la ex científica de la marina estadounidenses Dra. Nancy Swanson y otros investigadores, que se hacen esta pregunta. Los gráficos revelan un considerable aumento de 22 enfermedades crónicas en Estados Unidos durante los últimos 20 años, algo que puede estar relacionado con el aumento en el uso del glifosato y de las superficies cultivadas de maíz y soja transgénicos.

Noticia completa aquí
 


¿Quiénes afirman que los transgénicos son seguros?

Ningún artículo que cuestione la seguridad de los transgénicos está completo si no incorpora  una refutación que incluya comentarios tranquilizadores por parte de organizaciones científicas o agencias gubernamentales, diciendo que los alimentos transgénicos son seguros.
Puedes consultar la noticia completa pinchando en este enlace


Un nuevo informe desmiente el mito del consenso científico sobre la seguridad de los transgénicos

Amigos de la Tierra y Food & Water Europe publican hoy un nuevo informe que expone cómo la industria manipula la información sobre los cultivos y alimentos transgénicos para generar la idea de que existe un “consenso científico” en torno a la seguridad de sus productos. El informe, “El falso ‘consenso científico’: El debate en torno a los transgénicos no ha terminado”, muestra cómo la industria de los transgénicos y sus defensores eligen de forma interesada la información y manipulan citas, incluyendo interpretar a su manera a la Organización Mundial de la Salud, para promover la idea de que el debate sobre la seguridad de los cultivos y alimentos transgénicos está superado.
Puedes consultar la noticia completa www.tierra.org/spip/spip.php

Envenenados: una bomba química nos extermina en silencio

Un libro de Patricio Eleisegui, primera investigación periodística sobre los efectos de los transgénicos y los productos químicos utilizados en la agricultura.
“Lo que hace el libro es trazar una suerte de mapeo y análisis del ADN del modelo de producción que incluye la siembra directa, la semilla transgénica y los productos químicos utilizados en la agricultura”
Puedes consultar la noticia completa aquí